Claudicación Intermitente

La claudicación intermitente es una «enfermedad» que suele afectar a los vasos sanguíneos. Se experimenta un dolor causado por el bajo flujo sanguíneo, normalmente durante el ejercicio. Aunque suele afectar a las piernas, también puede afectar a los brazos.

A veces se considera que la claudicación intermitente es una enfermedad, pero realmente son síntomas de la enfermedad arterial periférica. Esto es un problema de circulación grave en el que los vasos sanguíneos que proporcionan el flujo sanguínea a los brazos y la piernas se estrechan.

Síntomas de claudicación intermitente

A veces se considera que la claudicación intermitente es una enfermedad, pero realmente son síntomas de la enfermedad arterial periférica. Esto es un problema de circulación grave en el que los vasos sanguíneos que proporcionan el flujo sanguínea a los brazos y la piernas se estrechan.

El dolor y los calambres en las piernas son el síntoma principal de la claudicación intermitente. El dolor puede ser agudo o liviano, doloroso o punzante o sentir una sensación de ardor. La gravedad de la arteriopatía periférica, la ubicación de la placa y la actividad de los músculos determinan la gravedad de los síntomas y la ubicación del dolor. 

El dolor en la pantorrilla o gemelos es el lugar más común para los calambres en las piernas. Esto se debe a que las placas ateroscleróticas a menudo comienzan en las arterias más alejadas del corazón. Si el bloqueo o la formación de placa está más arriba en la pierna, el dolor de la claudicación se puede sentir en el muslo. Si el bloqueo está en la aorta (la arteria principal desde el corazón hasta las piernas), los síntomas pueden incluir dolor en las nalgas o la ingle o disfunción eréctil.

¿Quién puede tener claudicación intermitente?

La claudicación intermitente es más común en hombres que en mujeres. La afección afecta al 1% al 2% de la población menor de 60 años, aumentando su incidencia con la edad, y afecta a más del 18% de las personas mayores de 70 años.

¿Cuáles son los factores de riesgo de claudicación y enfermedad vascular periférica?

Los factores de riesgo para enfermedad arterial periférica y claudicación incluyen:

  • De fumar
  • Diabetes
  • Alta presion sanguinea
  • Colesterol alto
  • Ascendencia afroamericana
  • Enfermedad del corazón

¿Cuál es el tratamiento para la claudicación intermitente?

Hay tres formas principales de tratar la claudicación: con medicamentos, un tratamiento quirúrgico llamado revascularización o de forma natural.

Medicamentos

Las terapias de medicación a menudo se usan inicialmente ya que no son invasivas. Los dos medicamentos más utilizados incluyen:

  • El cilostazol (pletal) reduce el dolor de la claudicación intermitente al ensanchar (dilatar) las arterias, mejorando así el flujo de sangre y oxígeno a las piernas.
  • La pentoxifilina (Trental) disminuye la «adherencia» (viscosidad) de la sangre y, por lo tanto, mejora su flujo a través de las arterias. Esto aumenta el flujo de sangre y oxígeno a los músculos.

Cirugía

Un procedimiento quirúrgico llamado revascularización se usa en pacientes que no responden a los medicamentos. Hay dos tipos de procedimientos de revascularización: endovascular (dentro del vaso sanguíneo) e injerto quirúrgico o derivación de la arteria.

  • Los procedimientos endovasculares incluyen:
    • Angioplastia: se coloca un globo en el área bloqueada y se infla para ensanchar el diámetro de la arteria y aumentar el flujo sanguíneo
    • Colocación de stent: malla de alambre utilizada para mantener abierto un vaso sanguíneo después de la angioplastia y evita que el tejido cicatricial estreche el vaso sanguíneo
  • El injerto quirúrgico o la derivación de una arteria implica una cirugía abierta con una incisión y coser un injerto usando la vena del paciente o un tubo sintético para aumentar el flujo sanguíneo alrededor del área bloqueada.
  • La terapia de compresión también se puede usar como una forma no invasiva de tratar los síntomas de claudicación. La compresión intermitente de la pantorrilla ha demostrado en estudios que mejora la distancia a pie sin síntomas.

Tratamiento natural

El mejor remido para tratar de forma natural la claudicación intermitente es tomando azufre orgánico MSM. Las mejorías que puedes sentir al tomar MSM son las siguientes:

  • Fortalecimiento de las extremidades inferiores
  • Alivio considerable del dolor
  • Capacidad de andar de manera continuada

Puedes leer el testimonio de un paciente con claudicación intermitente, tras tomar durante siete meses MSM.

En mi caso el azufre orgánico me ha causado un gran bien en cuanto al fortalecimiento de las piernas. Por más de 25 años he caminado con dificultad, pues cuando aceleraba el paso la demanda de sangre en las arterias de las extremidades inferiores me causaban un gran dolor en los gemelos por la claudicación intermitente y me tenía que detener mas o menos a los 300 metros. Tras siete meses tomando azufre orgánico, no solo ha desaparecido el dolor, sino que camino de manera continuada pudiendo hacer varios kilómetros. He notado una gran fortaleza en mis piernas y gemelos, pudiendo estar en posición estática y y aguantar mucho más que antes. En definitiva el azufre orgánico contribuye a la oxigenación y circulación de la sangre. (Leer más opiniones)

Consulta las recomendaciones de uso del MSM, ya que no debes tomar 3 meses seguidos. En estos casos que se superan los meses recomendados se hace descansando durante un mes cada tres meses.

Comparte Salud y valora este artículo!

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*